Visión, Acción, y Pasión por las personas: el liderazgo a través de Nelson Mandela


Recientemente he leído el libro Playing The Enemy. En este libro, John Carlin narra el empeño y el logro de Nelson Mandela, ya como presidente de Sudáfrica, de convertir el mundial de rugby de 1995 en Sudáfrica en un factor de cohesión de todos los sudafricanos.
Recomiendo la lectura de este libro. Es entretenido, emocionante, y muy constructivo. Y somos testigos de un liderazgo ejercido desde la visión, la acción, y la pasión por las personas.

  •           La Visión: Una sociedad libre, en la cual las personas vivan juntas y en armonía y con igualdad de oportunidades. Estas son sus palabras en 1964 en su discurso de defensa, ante el tribunal que le juzga. Un sueño que moviliza, que perdura y que comparte a lo largo de su vida. Es el ideal que le guío a lo largo de su vida, que llevó a conseguir la abolición del apartheid y evitar el enfrentamiento civil, y también lo que le impulsa a lograr hacer de la selección de rugby, 'el deporte de los blancos', en el equipo de todos los sudafricanos.
"Anhelo la idea de una democracia y una sociedad libre en la cual las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal que quiero vivir para verlo hecho realidad. Pero si para ello es necesario... Es un ideal por el que estoy preparado a morir"
(Mandela en cinco discuros)
  • Acción:  Resulta ejemplar que  durante los 30 años que Mandela está en la cárcel refuerza su liderazgo entre los demás presos, y se prepara para ser el presidente de todos los sudafricanos. Aprende la historia y la lengua afrikaner, y aprende hasta de rugby, e inicia por iniciativa propia un proceso de diálogo con aquellos que dirigen el apartheid. Actua con un fin en mente de forma absolutamente pragmática para conseguir sus fines siempre de acuerdo a sus principios.
  •  Pasión por las personas:  Si el trabajo de los líderes son las personas, Mandela también es un gran ejemplo. Mandela es un hombre cercano, que escucha, que se esfuerza por comprender, y que desde esa cercanía y esa comprensión y con su visión y sus principios consigue arrastrar a muchos en su plan de alcanzar una democracia real. Las personas que lo trataron, como el que era el jefe de los servicios secretos durante el apartheid, lo recuerdan con una mezcla de admiración, respeto y gratitud. Y es destacable que se le recuerde por historias como la amistad que mantuvo durante toda su vida con el que fue su carcelero.
      Por todo esto, y mucho más, Playing The Enemy es un libro muy recomendable. Termino con un video en el que Francois Pienaar, capitán de la selección sudafricana en 1995, habla de la final y de Mandela.