Habilidades relacionales: cooperar

En las competiciones de la First Lego League en las que he tenido la suerte de participar como jurado, uno de los valores que debíamos considerar para puntuar a los equipos era la 'coopertición'. Esta palabra, que no existe en el diccionario, se refiere a la capacidad de cooperar entre equipos cuando a la vez están compitiendo entre ellos. Va más allá del 'fair play': competimos para quedar primeros y eso está muy bien, pero en el proceso de cooperar todos ganamos. (La First Lego League es un programa mundial que busca promocionar la innovación, el emprendimiento y la creatividad entre los escolares, y que se desarrolla a través de competiciones, celebrándose la final europea en Pamplona esta semana.) 

La cooperación, junto con la escucha, el reconocimiento, y la capacidad de criticar y de ser criticado constructivamente, son las habilidades que nos capacitan para trabajar de forma eficiente con otras personas. Esa eficiencia se traduce en mejores resultados de los departamentos, equipos u organizaciones. Pero también impacta en los resultados y crecimiento personales: a través de la cooperación con otros aprendemos y nos hacemos mejores.

El de la First Lego League es un buen ejemplo de que algo que puede ser intangible como 'la cooperación' es algo que se trabaja, se enseña y se valora. A continuación enumero algunas actitudes o formas de trabajar que pueden fomentar la cooperación dentro de o entre organizaciones:

1º Buscar un beneficio mutuo en todas aquellas relaciones en las que cooperar es esencial.
2º Comunicar nuestras necesidades. Y entender las de los demás.
3º Ofrecer nuestros recursos, y utilizar los recursos de los demás.
4º Incentivar la cooperación: celebrar los éxitos de la cooperación.
5º Y desincentivar la falta de cooperación, el no buscar esos beneficios mutuos: defender mi parcela a costa de beneficios mayores.
6º Explorar las perspectivas de las dos partes, buscar alternativas.
7º Ser flexibles, pero también firmes a la hora de defender aquello que consideramos importante.
8º Mantener canales de comunicación. En este sentido, a veces se considera que los procedimientos de reporting aportan poco valor: no es esa mi opinión, considero que es una herramienta  básica para compartir conocimiento y necesidades.
9º La cooperación es una cuestión de confianza. Esta tira de Dilbert lo explica mucho mejor que yo:

10º Y para terminar, algo sencillo: escuchar y hablar. El lenguaje es la herramienta de cooperación más poderosa.Nos da la posibilidad de intercambiar visiones, opiniones, de trasmitir necesidades y de llegar a acuerdos. Es muy, muy recomendable la siguiente conferencia, del biólogo Mark Pagel, en la que desde una perspectiva evolutiva nos habla de cómo el lenguaje es la habilidad social por excelencia de nuestra especie.